Montenegro, M. (1921). No es que falten recursos. Lo que falta es honradez. Claridad, 2(46). doi:10.5354/.2010.7190